20.9.13

He de morime,
niño.

Alguna tarde
no será el agua  asesina
ni la lumbre ni la ciudad

Alguna vez podrás abrir los ojos y escuchar:
así agonizan las grandes criaturas

en su jaula blanca 
con ojos fríos 
sin aletear.

No hay comentarios.: